Consejos para tu negocioEmprendedoresFreelanceOnline

Pebble: cómo pasar de empresa modelo a mal ejemplo en un sencillo paso

Cooperativa Online13 junio, 2017

El mundo del emprendimiento y las empresa es altamente imprevisible, eso lo saben muchos, pudiendo estar una empresa dando sus primeros pasos un día y al siguiente ser una de las referencias del sector, con unas cifras de beneficios y un volumen de negocio envidiable. Eso es lo que ocurrió con Pebble, una compañía norteamericana dedicada a la fabricación de smartwatches o relojes inteligentes.

Utilizando Kickstarter (una herramienta de crowdfunding de la cual ya hablamos en este artículo en www.asesoriaonline.com) en sus inicios para conseguir financiación y llevar a cabo su proyecto y sobrepasando la meta establecida en gran medida, todo se ponía a favor para ser un gran éxito. Y lo fue, tanto que volvieron a recurrir a la herramienta para lanzar sus modelos posteriores, cosechando un éxito igual de sonado.

Pero no es oro todo lo que reluce, y lo cierto es que las cosas no debían de ir demasiado bien en las oficinas de Pebble, desde las que hace unos meses daban la noticia de que una de las compañías que también competían en el mercado, Fitbit, compraba la compañía y discontinuaba todos sus productos actuales.

 Captura de pantalla 2017-05-25 a las 14.24.56

Un smartwatch con carácter

Los relojes inteligentes son ahora la gran tendencia después de los teléfonos móviles y las tabletas, llevando a nuestra muñeca todo tipo de información para poder ser consultada con sólo un vistazo. Sin embargo, aunque son varias las compañías que han intentado triunfar en este apartado, son pocas las que han conseguido acaparar la atención de los usuarios en un momento donde reina la gigante tecnológica Apple.

Pebble, no obstante, gozó de una aceptación bastante buena dentro de términos moderados, consiguiendo colocar más de dos millones de dispositivos en el mercado en un corto periodo de tiempo. Su éxito radicó desde un principio en ofrecer un reloj muy diferente a los demás, uno que no simulaba ser un reloj convencional y que no apostaba por materiales de primera calidad, lo cual influía de forma positiva también en el precio.

Sus cuarenta millones de dólares recaudados con la venta de sus diferentes modelos deja patente que sí hubo un momento en el que tenían un hueco en el mercado. Todo se truncó cuando la viabilidad no estaba clara y había una oferta potente sobre la mesa como para pensarse si continuar o no. El problema no vino con la venta, pues es algo habitual entre empresas, sino por lo que ocurrió después.

Una marca apreciada que se derrumba de la noche a la mañana

Una vez confirmada la venta a Fitbit, la empresa anunciaba que no sólo discontinuaba su línea de productos, sino que además dejaría de ofrecer soporte para aquellos que ya estaban en el mercado. En otras palabras: si tenías uno de sus relojes, se acabaron las actualizaciones de software y la atención al cliente en caso de que hubiera cualquier fallo en el funcionamiento. El producto que habías comprado hace relativamente poco había perdido casi todo su valor de un plumazo. Por supuesto, a sus clientes esta noticia no les hizo ninguna gracia.

Pebble, una compañía respetada por ofrecer una visión diferente del concepto de reloj inteligente, pasaba a ser una decepción de mayúsculas proporciones. Porque una cosa es no fabricar más dispositivos y otra muy diferente dejar a tus hasta ahora clientes en la estacada sin ningún tipo de solución posible.

El cliente siempre es lo primero

Parece un tópico, pero ejemplos como este demuestran lo importante que es mantener la confianza del cliente cueste lo que cueste. Si los fundadores de Pebble deciden volver a crear una nueva compañía algún día, ¿qué argumentos pueden utilizar para convencer a los posibles clientes de que no les van a dejar ‘tirados’ a la primera de cambio? Detalles como estos son los que terminan por diferenciar unas empresas de otras.

En un negocio, del tipo que sea, el trato hacia aquellas personas que invierten su dinero en nuestro servicios o productos siempre tiene que ser el mejor posible, pues de ello dependerá el éxito o no de un futuro. Priorizar al cliente sobre todo lo demás suele ser una buena estrategia a seguir si en algún momento dudamos sobre cómo afrontar una situación particular como la anteriormente descrita. Como decíamos al principio del artículo, lo que sube rápidamente, puede descender igual de rápido. ¡No dejes que eso ocurra!

¡Solicita más información!

¿Qué dicen los medios sobre nosotros?

Cooperativa Online es una solución al problema de mucha gente, por ello los medios hablan de nosotros.

¿Qué opinan nuestros socios?

Estas son sólo algunas de las opiniones de nuestros socios :)

"Para mi ha sido todo un descubrimiento una solución a los problemas grandes que tenía para facturar a mis clientes."

Jaime Ledesma Programador

"Trato cercano y rápido, muy recomendable para freelance como yo al que le surgen trabajos esporádicos. "

Miguel Ángel Cruz Fotógrafo Profesional

"Por fin me puedo olvidar de cuotas fijas, declaraciones trimestrales y papeles y centrarme en hacer mi trabajo. "

Helena Garcés Diseñadora gráfica